Ir al contenido principal

¿POR QUÉ NO SE DEBE ECHAR ALCOHOL EN UNA HERIDA O UN HEMATOMA?

Es frecuente ver a personas que se dan un golpe o se hacen una herida y se frotan ambos con un algodón empapado en alcohol. Esta medida no es correcta y en la mayor parte de los casos es perjudicial.
En un hematoma o una herida se rompen capilares, con escape de sangre en cantidades variables según la intensidad del golpe y la susceptibilidad de la zona dañada. El organismo, en un intento de controlar la lesión, limitar y reparar daños, lleva a cabo una serie de pasos. El primero de ellos es reducir ese escape de sangre y ocluir el capilar dañado, para lo cual se produce una vasoconstricción y la formación de un coágulo o trombo plaquetario que tapone la herida y evite que prosiga o se extienda. El segundo es la limpieza y reparación de la zona, eliminándose tejidos muertos o seriamente dañados, restableciéndose la circulación y la funcionalidad de esa zona lesionada, uniendo los bordes de la herida que han quedado separados por el corte o el golpe y asegurando que queda igual o casi que antes.

Al aplicar alcohol se impide la vasoconstricción, porque tiene una acción vasodilatadora, con lo que los capilares no se comprimen y es difícil cortar ni controlar el escape de sangre. En una herida, además, provoca un efecto de “quemadura” porque coagula las proteínas, dejando los bordes de la herida ligeramente resecos y retraídos, de manera que deja la zona aséptica pero al mismo tiempo retarda el proceso de curación y causa un incómodo escozor. (al igual que ocurre con el agua oxigenada, que libera mucho oxígeno que provoca ese efecto de quemadura) Esos coágulos formados por la acción del alcohol sirven también de barrera para las bacterias supervivientes, de modo que en lugar de limpiar por completo la zona se favorece la permanencia de gérmenes en ella.

¿Qué debe hacerse entonces ante un hematoma o una herida?

En caso de hematoma, lo correcto es aplicar frío local, con el fin de contribuir a la vasoconstricción y, como mucho, aplicar un antiinflamatorio tópico si la zona presenta una intensa inflamación y no muestra ninguna otra complicación; en caso de herida, lavar bien con agua o suero fisiológico, sin necesidad de emplear jabón, excepto en heridas sucias, y aplicar un antiséptico como clorhexidina o povidona yodada, nunca agua oxigenada. El resto de medidas, tales como la vacunación antitetánica, aplicación de gammaglobulina antitetánica, debridación y limpieza de herida, etcétera, se llevarán a cabo según el criterio del médico o enfermero que atienda al lesionado.

Comentarios

Entradas populares de este blog

DIFERENCIA ENTRE DEFICIENCIA, DISCAPACIDAD Y MINUSVALÍA

Muchas veces confundimos los términos a la hora de referirnos a las personas que sufren alguna deficiencia, discapacidad o minusvalía; creyendo en muchos casos que las tres cosas son lo mismo. Como estos tres términos no quieren decir lo mismo, la Organización Mundial de la Salud se encargo de definir claramente cada una de estas palabras:

Deficiencia: es toda pérdida o anormalidad de una estructura o función psicológica, fisiológica o anatómica. Por ejemplo, la pérdida de la vista, la pérdida de la memoria o la pérdida de un miembro.
Discapacidad: es toda restricción o ausencia de la capacidad de realizar una actividad en la forma o dentro del margen que se considera normal para un ser humano. Por ejemplo, la perturbación en la capacidad de aprender, o la dificultad para vestirse por sí mismo.
Minusvalía: es una situación desventajosa para un individuo a consecuencia de una deficiencia o discapacidad que limita o impide el desempeño de un rol que es normal en su caso en función de la …

¿CUÁNTO VIVEN LAS CÉLULAS DE NUESTRO CUERPO?

Ésta es la pregunta que el investigador sueco Jonas Frisen ha respondido recientemente, usando grandes dosis de ingenio.

Para calcular la edad de una célula hay que estudiar su ADN, ya que el resto de las moléculas celulares se están renovando constantemente, pero el ADN permanece estable. Todo el ADN de una célula se originó en el momento de su nacimiento, cuando su célula progenitora lo replicó, y dura hasta su muerte. El ADN es la salvaguarda de la vida celular, el patrón a partir del cual pueden regenerarse el resto de moléculas celulares cuando se agotan (y por ello la principal causa del envejecimiento celular son los daños en el ADN).

Hasta ahora, se había marcado artificialmente el ADN con sustancias químicas para estudiar sus tiempos de renovación, pero este método tiene inconvenientes porque no hay sustancias que reaccionen igual con todos los tipos de tejidos y no ha podido establecerse una escala que mida el tiempo de modo uniforme. Además, los intervalos de vida de algunas …