Ir al contenido principal

LEY DE "MUERTE DIGNA" EN ANDALUCÍA

El Parlamento de Andalucía aprobó ayer por unanimidad la Ley de derechos y garantías de la dignidad de la persona en el proceso de la muerte, la conocida como ley de "muerte digna".

La ley andaluza es la primera de España que ordena los derechos de los pacientes terminales y las obligaciones de los profesionales que les atienden. Entre otros aspectos, eleva a la categoría de derecho las sedaciones paliativas, aunque acorten la vida, y obliga a los médicos a retirar o no instaurar medidas de soporte vital que "sólo contribuyan a prolongar en el tiempo una situación clínica carente de expectativas razonables de mejoría".

Todos los seres humanos aspiran a vivir dignamente.

Ese deseo es reconocido como preámbulo de los derechos humanos y desarrollado en los diferentes ordenamientos jurídicos tantos internacionales como nacionales.

Es decir, parece existir un firme acuerdo internacional en la defensa de este principio ético-jurídico formal de raíces kantianas y judeocristianas como el marco en el cual debe encajarse cualquier propuesta normativa respecto a como deben tratarse entre sí los seres humanos. Los problemas comienzan cuando tratan de delimitarse los contenidos materiales concretos que dan sentido real a la idea de vivir dignamente. Sin duda la Declaración Universal de los Derechos Humanos es el producto más granado de esta concreción. Pero aun ella es fuente de discusión y, en cualquier caso, no puede entenderse como algo definitivo, sino como un resultado provisional, que necesita ser repensado continuamente.

A la idea de “muerte digna” le pasa lo mismo.

La muerte forma parte de la vida.

Morir constituye el acto final de la biografía personal de cada ser humano, y no puede ser separada de aquella como algo distinto. Por tanto, el imperativo de la vida digna alcanza también a la muerte. Una vida digna requiere una muerte digna. Una vida humana digna no se puede truncar con una muerte indigna.

La cuestión, por tanto, radica en la articulación del concepto de vida digna para que la muerte, de acuerdo a lo que es constitutivo e inviolable en todos y cada uno de los seres humanos, también lo sea.

La exigencia ética formal de la “muerte digna” también se nombra con otras expresiones equivalentes: “muerte digna del hombre”, “morir humanamente”, “derecho a la propia agonía”, “morir serenamente”, “derecho a la propia muerte”, “muerte ideal”, muerte “a la antigua”, etc. Casi todas ellas están presentes en las grandes tradiciones filosóficas y religiosas de la humanidad. De hecho, el mismo término “eutanasia” no significa etimológicamente más que eso “buena muerte”. En este sentido etimológico, el término “eutanasia” condensa magníficamente el ideal de la muerte digna.

Por tanto, en este sentido, ¿quién no desea para sí y para sus seres queridos, la “eutanasia”?.

El problema del término “eutanasia” es que se ha ido cargando históricamente de otros significados, lo que lo convierte en un término muy polisémico que conviene utilizar hoy en día con precisión.

La Ley sobre la dignidad de las personas ante el proceso de la muerte trata de establecer los criterios y condiciones que el sistema sanitario deberá desarrollar para garantizar una atención adecuada durante el proceso final de la vida, basada en evitar el sufrimiento, y el respeto a la dignidad y la libre decisión de cada uno.

La Consejería de Salud edita el documento “Ética y Muerte Digna” en el que se da respuesta a cuestiones y se reconocen derechos a pacientes relacionados con varios aspectos claves:

  • Garantizar el acceso a los cuidados paliativos y al tratamiento del dolor.

  • Establecer el derecho a la atención sanitaria en domicilio en la etapa final

  • Prohibir la obstinación terapéutica.

  • Actualizar la normativa que regula la Voluntad Vital anticipada.

  • Regular la aplicación de la toma de decisiones de las personas en las situaciones terminales.

Para +info. puedes descargarte dicho documento aquí.

Comentarios

Entradas populares de este blog

DIFERENCIA ENTRE DEFICIENCIA, DISCAPACIDAD Y MINUSVALÍA

Muchas veces confundimos los términos a la hora de referirnos a las personas que sufren alguna deficiencia, discapacidad o minusvalía; creyendo en muchos casos que las tres cosas son lo mismo. Como estos tres términos no quieren decir lo mismo, la Organización Mundial de la Salud se encargo de definir claramente cada una de estas palabras:

Deficiencia: es toda pérdida o anormalidad de una estructura o función psicológica, fisiológica o anatómica. Por ejemplo, la pérdida de la vista, la pérdida de la memoria o la pérdida de un miembro.
Discapacidad: es toda restricción o ausencia de la capacidad de realizar una actividad en la forma o dentro del margen que se considera normal para un ser humano. Por ejemplo, la perturbación en la capacidad de aprender, o la dificultad para vestirse por sí mismo.
Minusvalía: es una situación desventajosa para un individuo a consecuencia de una deficiencia o discapacidad que limita o impide el desempeño de un rol que es normal en su caso en función de la …

¿CUÁNTO VIVEN LAS CÉLULAS DE NUESTRO CUERPO?

Ésta es la pregunta que el investigador sueco Jonas Frisen ha respondido recientemente, usando grandes dosis de ingenio.

Para calcular la edad de una célula hay que estudiar su ADN, ya que el resto de las moléculas celulares se están renovando constantemente, pero el ADN permanece estable. Todo el ADN de una célula se originó en el momento de su nacimiento, cuando su célula progenitora lo replicó, y dura hasta su muerte. El ADN es la salvaguarda de la vida celular, el patrón a partir del cual pueden regenerarse el resto de moléculas celulares cuando se agotan (y por ello la principal causa del envejecimiento celular son los daños en el ADN).

Hasta ahora, se había marcado artificialmente el ADN con sustancias químicas para estudiar sus tiempos de renovación, pero este método tiene inconvenientes porque no hay sustancias que reaccionen igual con todos los tipos de tejidos y no ha podido establecerse una escala que mida el tiempo de modo uniforme. Además, los intervalos de vida de algunas …

¿POR QUÉ NO SE DEBE ECHAR ALCOHOL EN UNA HERIDA O UN HEMATOMA?

Es frecuente ver a personas que se dan un golpe o se hacen una herida y se frotan ambos con un algodón empapado en alcohol. Esta medida no es correcta y en la mayor parte de los casos es perjudicial. En un hematoma o una herida se rompen capilares, con escape de sangre en cantidades variables según la intensidad del golpe y la susceptibilidad de la zona dañada. El organismo, en un intento de controlar la lesión, limitar y reparar daños, lleva a cabo una serie de pasos. El primero de ellos es reducir ese escape de sangre y ocluir el capilar dañado, para lo cual se produce una vasoconstricción y la formación de un coágulo o trombo plaquetario que tapone la herida y evite que prosiga o se extienda. El segundo es la limpieza y reparación de la zona, eliminándose tejidos muertos o seriamente dañados, restableciéndose la circulación y la funcionalidad de esa zona lesionada, uniendo los bordes de la herida que han quedado separados por el corte o el golpe y asegurando que queda igual o casi q…