Ir al contenido principal

FACTOR DE PROTECCIÓN SOLAR

El factor de protección solar o índice de protección solar es un índice que indica el tiempo que una persona puede estar expuesta al sol sin sufrir quemaduras. Dicho índice, que se refleja de forma numérica en el envase de los fotoprotectores que podemos adquirir en el mercado, es un multiplicador del tiempo que una persona puede estar tomando el sol sin quemarse. Es decir, si puede soportar media hora expuesta sin sufrir daños, un fotoprotector con factor de protección solar cuatro le permitirá tomar el sol al menos durante dos horas (cuatro veces más).


Existen diferentes escalas para la valoración de la protección solar, en función de la zona del espectro de la cual protegen.

Escala de los Factores de Protección Solar

La fotoprotección solar es fundamental para evitar lesiones cutáneas como quemaduras y con el paso del tiempo cáncer. El sol es causante en más de un 75% del envejecimiento de la piel -arrugas, manchas, flacidez-. Por ello debemos estar siempre muy bien protegidos.

Capital solar

El capital solar es el número de horas que un individuo puede exponer su piel al sol durante toda su vida. Una vez consumido comienzan los problemas cutáneos. El capital solar de cada persona está predeterminado genéticamente.

¿Cuál es el factor más adecuado para mi piel?

El FP, IP y SPF son el índice o factor de protección cuyo número indica el tiempo que puede exponerse la piel protegida sin quemarse frente a la radiación ultravioleta.

En la práctica, la protección de un protector solar en particular depende de factores tales como:

• El tipo de piel de la persona.
• La cantidad aplicada de protector solar y la frecuencia de aplicación.
• Actividades realizadas durante la exposicion al sol (por ejemplo, nadar lleva a la perdida del protector solar de la piel en menor tiempo).
• Cantidad de protector solar que la piel ha absorbido

Las pieles claras son mucho más sensibles al sol que las oscuras. Se definen principalmente estos dos fototipos de piel:

• Piel clara: piel levemente pigmentada, que se quema algunas veces y se broncea ligeramente.
• Piel oscura: piel que no suele quemarse y que siempre se broncea.

Recomendaciones orientativas del Departamento de Sanidad y Seguridad Social según el UVI (Nivel de Radiación).
En la península Ibérica el nivel de radiación UVI varía entre 2 en invierno y 10 en verano, llegando incluso a 14 en Canarias. Si quiere saber el índice UVI exacto de su provincia puede consultar la previsión en el siguiente enlace de la Agencia Estatal de Meteorología.
Consejos de utilización

• Aplicar el fotoprotector generosamente por todo el cuerpo y cara media hora antes de la exposición solar.
• Volver a aplicarse el producto cada dos o tres horas y después de cada baño.
• Los fotoprotectores una vez abiertos comienzan a perder cualidades por lo que se recomienda comprar protectores solares nuevos cada año.
• No tome el sol al medio día entre las 11:00 y las 15:00.
• Los niños menores de 3 años no deben exponerse al sol durante las horas centrales del día ni estar demasiadas horas al sol.
• Es recomendable protegerse con sombrilla, camiseta, gorra y gafas homologadas.
• Comprobar si está medicándose que los medicamentos no sean fotosensibilizantes, pues pueden provocarle quemaduras.
• Beber agua en abundancia para evitar deshidrataciones.
• Evitar usar colonias con alcohol pues pueden producir manchas.
• Si advierte que alguna peca o lunar cambia de color, tamaño o forma visite a su dermatólogo.
• Después de la exposición solar es recomendable usar un after-sun o emulsión reparadora para calmar, hidratar y reestructurar la piel.
Ingredientes Cosméticos con acción de filtro ultravioleta

• Dióxido de Titanio.
• Octinaxato.
• Octisalato.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿CUÁNTO VIVEN LAS CÉLULAS DE NUESTRO CUERPO?

Ésta es la pregunta que el investigador sueco Jonas Frisen ha respondido recientemente, usando grandes dosis de ingenio.

Para calcular la edad de una célula hay que estudiar su ADN, ya que el resto de las moléculas celulares se están renovando constantemente, pero el ADN permanece estable. Todo el ADN de una célula se originó en el momento de su nacimiento, cuando su célula progenitora lo replicó, y dura hasta su muerte. El ADN es la salvaguarda de la vida celular, el patrón a partir del cual pueden regenerarse el resto de moléculas celulares cuando se agotan (y por ello la principal causa del envejecimiento celular son los daños en el ADN).

Hasta ahora, se había marcado artificialmente el ADN con sustancias químicas para estudiar sus tiempos de renovación, pero este método tiene inconvenientes porque no hay sustancias que reaccionen igual con todos los tipos de tejidos y no ha podido establecerse una escala que mida el tiempo de modo uniforme. Además, los intervalos de vida de algunas …

DIFERENCIA ENTRE DEFICIENCIA, DISCAPACIDAD Y MINUSVALÍA

Muchas veces confundimos los términos a la hora de referirnos a las personas que sufren alguna deficiencia, discapacidad o minusvalía; creyendo en muchos casos que las tres cosas son lo mismo. Como estos tres términos no quieren decir lo mismo, la Organización Mundial de la Salud se encargo de definir claramente cada una de estas palabras:

Deficiencia: es toda pérdida o anormalidad de una estructura o función psicológica, fisiológica o anatómica. Por ejemplo, la pérdida de la vista, la pérdida de la memoria o la pérdida de un miembro.
Discapacidad: es toda restricción o ausencia de la capacidad de realizar una actividad en la forma o dentro del margen que se considera normal para un ser humano. Por ejemplo, la perturbación en la capacidad de aprender, o la dificultad para vestirse por sí mismo.
Minusvalía: es una situación desventajosa para un individuo a consecuencia de una deficiencia o discapacidad que limita o impide el desempeño de un rol que es normal en su caso en función de la …

ÓRGANOS VESTIGIALES O RUDIMENTARIOS - 15 Partes del cuerpo que terminarán desapareciendo.

Un órgano vestigial o rudimentario es un órgano cuya función original se ha perdido durante la evolución.    Hoy en día, la lista de órganos humanos considerados como vestigiales sin función conocida es mucho menor, y a la vez muy debatida. Incluye, por ahora, el apéndice y el cóccix (coxis). El cóccix es el resto de una cola perdida. Las muelas del juicio o cordales también son vestigiales. Asimismo, la plica semilunaris, es un residuo vestigial de la membrana nictitante (el tercer párpado) en otros animales.    Es más correcto utilizar el término estructuras vestigiales ya que muchas estructuras vestigiales no son en realidad órganos. Aunque las estructuras comúnmente consideradas vestigiales pueden haber perdido parte o la totalidad de las funciones orgánicas que habían cumplido en los organismos ancestrales, pueden retener funciones menores o que hayan llegado a adaptarse a nuevos roles en las poblaciones existentes.


   Algunas partes del cuerpo ya no resultan muy útiles y, a veces,…