Ir al contenido principal

LA ATENCIÓN SOCIO-SANITARIA

A lo largo del siglo XX hemos asistido a profundos cambios en la estructura demográfica y social, así como en los patrones epidemiológicos. Una mayor esperanza de vida, avances en las enfermedades crónicas y degenerativas, junto a nuevos hábitos sociales han dado como resultado, en todos los países desarrollados, un envejecimiento de la población y un aumento de las situaciones de discapacidad y de dependencia.

Esta situación exige que nuestros dispositivos de apoyo a los mayores y dependientes se adapten a las nuevas demandas con el fin de prestarles los cuidados para que mantengan al máximo su autonomía básica de funcionamiento y, en caso necesario, suplir sus carencias con los recursos adecuados.

Aquí es donde la atención sociosanitaria aparece como la alternativa necesaria al estar conformada por una estructura de asistencia sanitaria y por una estructura de asistencia social, que actúan coordinadamente en beneficio de las personas, tanto si este se encuentra en su entorno familiar como si necesita otros dispositivos.

En la atención a estos usuarios, que constituyen la parte más vulnerable de la sociedad, es más exigible una visión integral de la salud, en su triple dimensión, física, mental y social. Esto lleva a una atención con un curso continuado, que va desde las acciones preventivas de la dependencia y de promoción de la salud, pasando por las curativas, hasta culminar con los cuidados paliativos que mejoran las situaciones terminales de procesos incurables.

Exigible es, igualmente, que el acceso a la atención sociosanitaria, que se debe facilitar en la mayor medida posible, tenga plenas garantías de equidad.

Todos, facultativos, profesionales de enfermería y el resto de personal sanitario, están plenamente implicados en este tipo de atención. Se debe subrayar la categoría humana que les acompaña y que hacen de su trabajo un verdadero ejercicio de entrega a los demás.

Lograr una vida más digna para mayores y dependientes es tarea de todos. Los servicios sociosanitarios han de contribuir activamente a lograr estos objetivos mediante la educación y capacitación de los propios mayores para afianzar su autosuficiencia; a través de la formación de cuidadores a domicilio que permitan ayudar a la familia a suplir las necesidades del discapacitado y, por fin, con los dispositivos adecuados que les garanticen la mayor calidad de vida posible.

Si el desarrollo socioeconómico y la medicina han contribuido a añadir años a la vida, debemos seguir trabajando para cumplir con un objetivo de la OMS: "Añadir vida a los años".


Webs sobre el tema, se requiere claves de acceso:

  • Atención socio-sanitaria a personas dependientes en instituciones sociales:

  • Atención socio-sanitaria a personas en el domicilio:

Comentarios

Entradas populares de este blog

DIFERENCIA ENTRE DEFICIENCIA, DISCAPACIDAD Y MINUSVALÍA

Muchas veces confundimos los términos a la hora de referirnos a las personas que sufren alguna deficiencia, discapacidad o minusvalía; creyendo en muchos casos que las tres cosas son lo mismo. Como estos tres términos no quieren decir lo mismo, la Organización Mundial de la Salud se encargo de definir claramente cada una de estas palabras:

Deficiencia: es toda pérdida o anormalidad de una estructura o función psicológica, fisiológica o anatómica. Por ejemplo, la pérdida de la vista, la pérdida de la memoria o la pérdida de un miembro.
Discapacidad: es toda restricción o ausencia de la capacidad de realizar una actividad en la forma o dentro del margen que se considera normal para un ser humano. Por ejemplo, la perturbación en la capacidad de aprender, o la dificultad para vestirse por sí mismo.
Minusvalía: es una situación desventajosa para un individuo a consecuencia de una deficiencia o discapacidad que limita o impide el desempeño de un rol que es normal en su caso en función de la …

¿CUÁNTO VIVEN LAS CÉLULAS DE NUESTRO CUERPO?

Ésta es la pregunta que el investigador sueco Jonas Frisen ha respondido recientemente, usando grandes dosis de ingenio.

Para calcular la edad de una célula hay que estudiar su ADN, ya que el resto de las moléculas celulares se están renovando constantemente, pero el ADN permanece estable. Todo el ADN de una célula se originó en el momento de su nacimiento, cuando su célula progenitora lo replicó, y dura hasta su muerte. El ADN es la salvaguarda de la vida celular, el patrón a partir del cual pueden regenerarse el resto de moléculas celulares cuando se agotan (y por ello la principal causa del envejecimiento celular son los daños en el ADN).

Hasta ahora, se había marcado artificialmente el ADN con sustancias químicas para estudiar sus tiempos de renovación, pero este método tiene inconvenientes porque no hay sustancias que reaccionen igual con todos los tipos de tejidos y no ha podido establecerse una escala que mida el tiempo de modo uniforme. Además, los intervalos de vida de algunas …

¿POR QUÉ NO SE DEBE ECHAR ALCOHOL EN UNA HERIDA O UN HEMATOMA?

Es frecuente ver a personas que se dan un golpe o se hacen una herida y se frotan ambos con un algodón empapado en alcohol. Esta medida no es correcta y en la mayor parte de los casos es perjudicial. En un hematoma o una herida se rompen capilares, con escape de sangre en cantidades variables según la intensidad del golpe y la susceptibilidad de la zona dañada. El organismo, en un intento de controlar la lesión, limitar y reparar daños, lleva a cabo una serie de pasos. El primero de ellos es reducir ese escape de sangre y ocluir el capilar dañado, para lo cual se produce una vasoconstricción y la formación de un coágulo o trombo plaquetario que tapone la herida y evite que prosiga o se extienda. El segundo es la limpieza y reparación de la zona, eliminándose tejidos muertos o seriamente dañados, restableciéndose la circulación y la funcionalidad de esa zona lesionada, uniendo los bordes de la herida que han quedado separados por el corte o el golpe y asegurando que queda igual o casi q…