Ir al contenido principal

ACTITUD POSITIVA FRENTE AL CÁNCER

Nuestra actitud mental es capaz de llevarnos a lo más alto, como hundirnos en la enfermedad más atroz.

Quién no ha visto u oído hablar de alguien que tenía una determinada enfermedad y gracias a su actitud positiva a mejorado bastante o incluso a recuperado la salud. Muchos médicos no se cansan de decirnos que tengamos el ánimo alto ante una enfermedad, y eso se debe a que nuestro sistema inmunológico reacciona mucho mejor si nos encontramos positivos. Desde luego que el cerebro tiene el poder suficiente como para mejorarnos o enfermarnos del todo, y eso depende de nosotros exclusivamente.

Nuestras mejores armas son las emociones y el estado mental, pero hay que tener cuidado ya que son armas de doble filo, lo mismo son nuestras mejores defensas como nuestros peores atacantes, sólo debemos aprender a utilizarlas.

Si dejamos que en nuestras vidas reine la ira, la envidia, los celos, las constantes preocupaciones, los miedos… si dejamos que todo esto se cornifique, lo único que estamos consiguiendo es que nuestra salud empeore. Esto se debe porque cuando mantenemos algunas de estas emociones, nuestro sistema inmunológico reacciona, es consciente de que algo está pasando, se siente atacado, tiene la necesidad de volver a equilibrar nuestro organismo. Estas emociones nos provocan un aumento en la producción de determinadas hormonas, como son la epinefrina, norepinefrina y adrenocorticotropina.

Estas hormonas están relacionadas con el estrés, lo que significa que nuestro organismo se siente amenazado y pone en marcha una defensa. Aumentan los latidos de nuestro corazón, la sangre se vuelve loca aumentando su presión y comienza la llegada de colesterol en sangre. Por otra parte, como esta situación es una bomba de relojería y no aguantamos mucho tiempo este aumento tan grande, el hipotálamo se pone rápido en funcionamiento para intentar equilibrar la situación, y ¿qué hace?, pues intenta relajarnos mandando endorfinas. Como se puede ver es toda una locura lo que ocurre en nuestro cuerpo en estas situaciones y además no pinta muy bien para que sea algo continuado. Lo que queremos decir con esto, es que nuestro organismo lucha contra agentes externos que considera perjudiciales, pero si programamos nuestro cerebro para tener este tipo de emociones, lo más seguro es que perdamos la lucha. Si uno esta enfermo, empeorará, y si no lo está, terminará estándolo.

Si nos empeñamos en repetir este proceso, en autocastigarnos de esta manera, lo único que encontraremos es que no podamos dormir y pasemos a compartir nuestra vida con el insomnio, estaremos fatigados durante todo el día, seremos fácilmente irritables, las úlceras de estómago harán su aparición, nuestra vida sexual se irá al traste… y así una larga lista de penurias.

Si bien los libros de venta al público sobre el cáncer hablan de ser optimista y luchador, no existe ninguna prueba científica de que una actitud positiva proporcione beneficios en el tratamiento del cáncer o aumente las probabilidades de curación.

Lo que una actitud positiva sí puede hacer es mejorar la calidad de vida durante el tratamiento del cáncer. Ello permite mantener un nivel de actividad diaria, de relaciones familiares y sociales. A su vez, esto puede mejorar el sentimiento de bienestar y ayuda a enfrentarse mejor contra el cáncer. Una actitud positiva también puede ayudar a colaborar más activa y responsablemente con el médico durante el tratamiento del cáncer.

                    ¡Ánimo Leticia!

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿CUÁNTO VIVEN LAS CÉLULAS DE NUESTRO CUERPO?

Ésta es la pregunta que el investigador sueco Jonas Frisen ha respondido recientemente, usando grandes dosis de ingenio.

Para calcular la edad de una célula hay que estudiar su ADN, ya que el resto de las moléculas celulares se están renovando constantemente, pero el ADN permanece estable. Todo el ADN de una célula se originó en el momento de su nacimiento, cuando su célula progenitora lo replicó, y dura hasta su muerte. El ADN es la salvaguarda de la vida celular, el patrón a partir del cual pueden regenerarse el resto de moléculas celulares cuando se agotan (y por ello la principal causa del envejecimiento celular son los daños en el ADN).

Hasta ahora, se había marcado artificialmente el ADN con sustancias químicas para estudiar sus tiempos de renovación, pero este método tiene inconvenientes porque no hay sustancias que reaccionen igual con todos los tipos de tejidos y no ha podido establecerse una escala que mida el tiempo de modo uniforme. Además, los intervalos de vida de algunas …

DIFERENCIA ENTRE DEFICIENCIA, DISCAPACIDAD Y MINUSVALÍA

Muchas veces confundimos los términos a la hora de referirnos a las personas que sufren alguna deficiencia, discapacidad o minusvalía; creyendo en muchos casos que las tres cosas son lo mismo. Como estos tres términos no quieren decir lo mismo, la Organización Mundial de la Salud se encargo de definir claramente cada una de estas palabras:

Deficiencia: es toda pérdida o anormalidad de una estructura o función psicológica, fisiológica o anatómica. Por ejemplo, la pérdida de la vista, la pérdida de la memoria o la pérdida de un miembro.
Discapacidad: es toda restricción o ausencia de la capacidad de realizar una actividad en la forma o dentro del margen que se considera normal para un ser humano. Por ejemplo, la perturbación en la capacidad de aprender, o la dificultad para vestirse por sí mismo.
Minusvalía: es una situación desventajosa para un individuo a consecuencia de una deficiencia o discapacidad que limita o impide el desempeño de un rol que es normal en su caso en función de la …

ÓRGANOS VESTIGIALES O RUDIMENTARIOS - 15 Partes del cuerpo que terminarán desapareciendo.

Un órgano vestigial o rudimentario es un órgano cuya función original se ha perdido durante la evolución.    Hoy en día, la lista de órganos humanos considerados como vestigiales sin función conocida es mucho menor, y a la vez muy debatida. Incluye, por ahora, el apéndice y el cóccix (coxis). El cóccix es el resto de una cola perdida. Las muelas del juicio o cordales también son vestigiales. Asimismo, la plica semilunaris, es un residuo vestigial de la membrana nictitante (el tercer párpado) en otros animales.    Es más correcto utilizar el término estructuras vestigiales ya que muchas estructuras vestigiales no son en realidad órganos. Aunque las estructuras comúnmente consideradas vestigiales pueden haber perdido parte o la totalidad de las funciones orgánicas que habían cumplido en los organismos ancestrales, pueden retener funciones menores o que hayan llegado a adaptarse a nuevos roles en las poblaciones existentes.


   Algunas partes del cuerpo ya no resultan muy útiles y, a veces,…